Elogio del desempleo

5977228866_53dbf0a5e5_b (1)

Ir por la calle con el diario bajo el brazo. Encontrar una banca bajo una sombra. Abrir las hojas y encerrar en un círculo rojo la esperanza.

Comprar una nieve o unas papas como una cábala: puedo gastar, el trabajo está cerca.

Será cosa de llamar.

De ir.

De ofrecer la palma de la mano hacia arriba para decir, sin decir, que estamos dispuestos a someternos.

De enfrentar las preguntas con una sonrisa boba.

De asentir.

De decir que sí a todo.

De hacer como que creemos cuando nos dicen que llamarán.

De esperar junto al teléfono de todas formas.

De cansarnos y salir a la calle de nuevo.

Y si en otros tiempos veíamos los aparadores de las tiendas para comprar y llenar el vacío que dejan 12 horas de trabajo al día, ahora miramos las vidrieras de las subcontratadoras buscando una oferta para la que estamos sobrecalificados.

Volver y revisar de nuevo las páginas de bolsas de trabajo sólo para encontrar empleos para los que somos muy jóvenes.

O muy viejos.

O muy mujeres.

O muy faltos de buena presentación.

O muy sin amplio criterio.

Así que un día nos cansamos de la rutina de buscar trabajo, que es casi tan aburrida como la rutina de tenerlo.

Tomamos una libreta y comenzamos una lista de pendientes.

Visitamos a las madres.

Llevamos flores a las tumbas.

Desayunamos con los amigos.

Detectamos a quienes no lo eran.

Comenzamos a correr.

Pintamos el cancel.

Le ponemos aceite a la bisagra.

Reponemos la licencia vencida.

Escribimos esa carta.

Movemos todos los muebles.

Los regresamos a su lugar.

Le sacamos los primeros acordes a la guitarra.

Leemos, por fin, ese libro.

Y casi todos los demás.

Pero dejamos un par con el celofán.

Porque sabemos que somos dos millones en el país.

Así que no es que estemos entre trabajos.

Sino que nuestro trabajo es una pausa entre desempleos.

(Este texto es parte del curso Periodismo y creatividad. Redacción de géneros breves, impartido por Óscar Tagle en el Centro de Formación en Periodismo Digital y la foto es de Brocco).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s